Ajedrez y Coraje


Reaccionar con coraje al perder una partida es una de las peores emociones que podemos mostrar a los demás. (No significa lo mismo cuando se dice que ̈un jugador jugó con coraje la partida y la ganó ̈). Que tengamos algo de coraje es normal y ocasionalmente saludable. Pero si nos levantamos de la silla furiosos (as) y no saludamos al oponente, o no aceptamos la derrota y abandonamos la sala de juego a toda prisa ya es tiempo de que nos preocupemos. ¡Que no se nos nuble la razón! Coraje es enojo, irritación o ira (Diccionario de la Lengua Española).

Sugerencias: en el momento de jugar ajedrez se recomienda serenidad a toda costa, porque esto permitirá que mente y cuerpo estén relajados para pensar con calma y claridad. Es importante dejar fuera del juego cualquier coraje y/o situación familiar, porque si no en cualquier momento durante una partida podemos recordar situaciones de nuestras vidas, viéndose afectado nuestro mejor desempeño ajedrecístico. Para combatir el coraje podemos hacer ejercicios de relajación y/o respiración.