Ajedrez y Autoestima

Autoestima es la forma en que nos valoramos, a lo que pensamos de nosotros (Ormrod, 2004). La gente tiene autoestima elevada si tiene buena opinión de sí misma y autoestima baja cuando no se considera valioso. El ajedrez puede influir en nuestra autoestima cuando tomamos decisiones que conllevan a la victoria, derrota o tablas. Cuando no alcanzamos el resultado esperado podríamos sentirnos mal si asociamos el resultado de la partida con la valoración de nosotros (as) mismos (as). Eso significa que nuestra autoestima está ̈bajita ̈ en ese momento luego de la partida. Tendemos a restarnos valor si perdemos, o nos sentimos bien arriba ( ̈up ̈) si ganamos. De esto seguir ocurriendo puede afectarnos durante el resto de un torneo, o en nuestras vidas.

Clave: tener siempre claro que las victorias y derrotas sólo están relacionados a un resultado de juego, y no a nuestro valor como persona. Es imprescindible diferenciar una cosa de la otra para seguir evolucionando. Esta diferenciación nos permitirá seguir jugando y disfrutando el ajedrez.